prostitutas en portugal es moral tener sexo con prostitutas

Comprender como se ven ellas, cuales son las representaciones que hacen de sí mismas y del trabajo que ejercen, es un paso fundamental para abandonar el discurso heterónomo sobre la prostitución. Cuando las prostitutas se asumen a sí mismas y son reconocidas como sujeto de su propio discurso, lo que dicen desectructura las concepciones y los perjuicios que se crean sobre ellas y sobre su trabajo.

Escucharlas permite darse cuenta de que la gran mayoría percibe su actividad como un trabajo. No tienen baja auto-estima, no se ven como víctimas y tampoco sienten que su trabajo sea indigno 4. Si se sienten víctimas, no es por la actividad que ejercen sino por el estigma que las coloca en un lugar social de sometimiento, siendo este estigma, precisamente, el que da lugar a sentimientos ambivalentes hacia su trabajo.

Consideramos a la prostitución como un trabajo, una actividad que se puede ejercer de muchas y diferentes maneras. Pensamos que es muy importante distinguir entre aquellas que lo hacen obligadas por terceros de quienes lo hacen por una decisión individual. Para nosotros, la existencia de la prostitución tiene que ver, no solo con la situación de desigualdad de las mujeres respecto de los hombres, sino también con la pobreza, con las desigualdades Norte-Sur, con la sociedad mercantil, etc.

Concebimos a las prostitutas dueñas de toda su dignidad y su capacidad para decidir sobre sí mismas y sobre sus condiciones de vida.

Son, en definitiva, trabajadoras a las que se deberían reconocer los mismos derechos que tienen el resto de las trabajadoras. La ceguera epistemológica establece una dicotomía que coloca a las prostitutas en "otro" lugar, el de la transgresión de la norma, al mismo tiempo que afirma un "Nos" amputado, un "Nos" que no reconoce a las prostitutas como parte de la categoría mujeres, ni tampoco admite que haya prostitutas feministas.

Un "Nos" portador de una sexualidad autorizada y que califica la transgresión de esa norma como "pecado patriarcal".

Las trabajadoras sexuales feministas no se sienten avergonzadas de su trabajo. No consideran que nadie deba decidir por ellas y sobre si su trabajo es opresivo, perjudicial o humillante. Para mí, la prostitución nunca ha sido degradante porque siempre he creído que el sexo es algo positivo, ya sea hecho con amor o como un servicio.

Cuando es algo que se hace consensuado es positivo. Así pues, el feminismo debe preguntarse sobre la forma en la que se reproduce la opresión; debe percibir la necesidad de integrar a las trabajadoras sexuales en el feminismo para que éste sea la suma de un proyecto emancipatorio donde tengan cabida todas las mujeres. A través del estigma se aísla a la prostituta y se crea una categoría, la de puta, que nos divide entre putas y no putas; asimismo, se aplica a aquellas que no entran en la categoría en sentido estricto, pero que pueden ser calificadas como tales por diversas razones: El reconocimiento del trabajo sexual como actividad profesional saca a las prostitutas del lugar "Otro" y las rescata para un "Nosotras" comprensivo y diverso.

Esta caracterización sugiere un fijismo histórico que nada tiene que ver con la realidad. Engels afirmaba que la familia no es una emanación divina sino un producto histórico que ha conocido diversas formas a lo largo de dos siglos.

Lo que dice sobre la familia sería también valido para la prostitución. El papel y la representación social de las prostitutas ha variado a lo largo de las épocas: Las Heteras tenia gran relevancia social y eran, incluso, las mujeres mejor instruidas en Grecia. Aspasia, por ejemplo, fue una prostituta admirada por sus cualidades intelectuales. La moral judeo-cristiana vino a imponer un control férreo sobre la sexualidad en general y sobre la prostitución en particular.

Con la Reforma del siglo XVI, el puritanismo pasó a dictar normas sobre las costumbres y la moral. Fue con la llegada de la Revolución Industrial y el ascenso de la moral y de la familia burguesa, cuando la prostitución dibujó nuevos contornos. Auguste Bebel, en , afirmaba que a pesar de que la prostitución haya existido tanto en la Antigua Grecia y Roma como en el Feudalismo, es con el Capitalismo cuando se convierte en un fenómeno de masas.

Incluso, presentaba datos para analizar la prostitución en términos de clase, explicando que la mayoría de las prostitutas lo eran debido a la pobreza y la necesidad, a pesar de existir una minoría que la practicaba por otras razones. El ideal burgués de familia implicaba esa dicotomía entre las mujeres: Para los hombres, el complemento ideal de esta figura era la prostituta, su reverso: El matrimonio fue, durante mucho tiempo, contemplado como una relación económica de transmisión de propiedad y de tutela sobre las mujeres.

Era un rito a través del cual estas pasaban de la tutela del padre a la del marido. La posición de las mujeres en este negocio era el de "socia minoritaria": El matrimonio no era la consumación de una relación de amor sino la respuesta a la necesidad de garantizar la propiedad y salvaguardar su trasmisión, imponiendo para ello reglas de moral y de conducta diferenciadas: El matrimonio-negocio revela como era entendida la sexualidad femenina: Las mujeres eran des-sexualizadas a favor del "hada del hogar" y de la procreadora.

La prostitución es, por tanto, un territorio prohibido donde hay mujeres que practican y exploran su sexualidad; es el territorio de los placeres ilícitos: La existencia de la prostitución representa, en ultima instancia, el reconocimiento cabal de la hipocresía y de la quiebra de la moral sexual burguesa. Esta monogamia tiene una base económica y su finalidad es la transmisión de la propiedad y el mantenimiento del linaje.

Pero y sobretodo, no es bueno proyectar el problema hacia el futuro; debemos enfrentarlo ahora como es ahora y tener políticas concretas para personas concretas. La imposición de la monogamia como relación autorizada explica, no solo la existencia y el papel social de la prostitución, como demuestra el que este precepto no sirve ni para los hombres ni para las mujeres: El adulterio, prohibido y castigado rigurosamente, pero irreprimible, se convirtió en una institución social inevitable, junto con la monogamia y el heterismo" Del mismo modo que la mayoría de las transacciones en el capitalismo, la prostitución se basa en la compra-venta de mercancías o servicios.

Una manifestación se realizó para noviembre 6, en Madrid, y se emitió un comunicado sobre sus demandas. Goya — frecuentemente comentó sobre la prostitución en la alta sociedad española de la época, satirizando el papel de la iglesia, que actuaba en beneficio propios.

En literatura, Cervantes habla de la prostitución en Don Quijote , y el tema se encuentra por todas partes en la literatura española de los siglos XIX y XX. Rius, de moral distraída Comanegra, Barcelona De Wikipedia, la enciclopedia libre.

Consultado el 5 de diciembre de Archivado desde el original el 16 de octubre de Consultado el 16 de septiembre de Archivado desde el original el 15 de marzo de A mapping of the prostitution scene in 25 European countries.

Archivado desde el original el 14 de julio de Trends in female prostitution in Castellon Spain. Archivado desde el original el 13 de septiembre de Archivado desde el original el 8 de julio de Artículos con enlaces externos rotos. Espacios de nombres Artículo Discusión.

En el reinado de Isabel II — se introdujo una nueva regulación, en primer lugar en ciudades, las Disposiciones de Zaragoza y el Reglamento para la represión de los excesos de la prostitución en Madrid , seguido por el Código Penal de Una vez se estableció la d ictadura franquista la ley quedó abolida A pesar de que la democracia fue restaurada en , no se revisó el Código Penal hasta en el cual la mayoría de las leyes que repelían la prostitución fueron abolidas, excepto aquellas relativas a menores y personas con problemas mentales.

En consecuencia queda en bastante una zona gris de unregulated pero tolerado semi- legality. Los instrumentos claves por orden de importancia son el Código Penal Código penal y la ley de Inmigración o Ley de Extranjeros Ley de Extranjería de España del De todos los países estudiados, sólo Italia tuvo una proporción de trabajadores emigrantes en nivel comparable.

El 30 de noviembre de , una mujer de Paraguay, 34 años, fue arrestada en Cuenca, trabajando en un burdel con su hija. Una manifestación se realizó para noviembre 6, en Madrid, y se emitió un comunicado sobre sus demandas. Goya — frecuentemente comentó sobre la prostitución en la alta sociedad española de la época, satirizando el papel de la iglesia, que actuaba en beneficio propios. En literatura, Cervantes habla de la prostitución en Don Quijote , y el tema se encuentra por todas partes en la literatura española de los siglos XIX y XX.

Rius, de moral distraída Comanegra, Barcelona De Wikipedia, la enciclopedia libre. Consultado el 5 de diciembre de Archivado desde el original el 16 de octubre de Consultado el 16 de septiembre de Archivado desde el original el 15 de marzo de En la Mesa Redonda, han participacipado 6 expertos, esto es, laHna. Otras han sido llevadas a prostituirse con el fin de tener lo suficiente para vivir ellas mismas y sus familias.

Otras tratan de amortizar deudas excesivas. Muchas mujeres de la calle que se prostituyen en el llamado Primer Mundo provienen del Segundo, Tercero y Cuarto Mundo. La esclavitud humana no es algo nuevo. Es un ser humano, que en muchos casos pide ayuda porque vender su cuerpo por la calle no es lo que hubiera querido hacer voluntariamente.

Cada una de ellas tiene una historia distinta, sobre todo de violencia, abusos, desconfianza, poca autoestima, miedo y falta de oportunidades. Cada una de ellas ha recibido profundas heridas que necesitan ser curadas. Quieren huir de la pobreza y de la falta de oportunidades y construir un futuro.

Los explotadores por lo general hombres , que son los "clientes", los traficantes, los turistas sexuales, etc. Deben ser condenados, por parte de la Iglesia, cuando no lo hace el Estado, por el pecado que hacen y la injusticia que cometen. Los sacerdotes y los agentes de pastoral han de ser animados para que sepan luchar,desde un punto de vista pastoral, contra esta esclavitud.

Prostitutas en portugal es moral tener sexo con prostitutas -

Sobre todas recae el estigma de la indignidad que las coloca al lado de la transgresión moral y se las desprecia como mujeres, fragilizando, en consecuencia, su posición, en la relación que establecen con los clientes. El reconocimiento del trabajo sexual como actividad profesional saca a las prostitutas del lugar "Otro" y las rescata para un "Nosotras" comprensivo y diverso. Auguste Bebel, enafirmaba que a pesar de que la prostitución haya existido tanto en la Antigua Grecia y Roma como en el Feudalismo, es con el Capitalismo cuando se convierte en un fenómeno de masas. Sobre todas recae el estigma de la indignidad que las coloca al lado de la transgresión moral y se las desprecia como mujeres, fragilizando, en consecuencia, su posición, en la relación que establecen con los clientes. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. No tienen baja auto-estima, no se ven como víctimas y tampoco sienten que su trabajo sea indigno 4. Estas licencias son utilizadas por dueños de burdel para abrir 'clubes', donde la prostitución tiene lugar las mujeres son teóricamente sólo 'reunidas' para trabajar con la premisas de no ser empleadas por el dueño. El debate sobre la prostitución es heredero de los grandes debates acaecidos en los años 80 que enfrentaron a las feministas anti-pornografía con las feministas pro-sexo. Al usar este sitio, usted acepta nuestros términos de uso y nuestra política de privacidad. Es un ser humano, que en muchos casos pide ayuda porque vender su cuerpo por la calle no es lo que hubiera querido prostitutas santa cruz prostitutas santa cruz tenerife voluntariamente. prostitutas en portugal es moral tener sexo con prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *